Saltar al contenido

Sácale provecho a la piña con estos remedios caseros.

piña-fruta

Originaria de América, la piña es una de las frutas más tropicales que puedan existir, tienen un sabor cítrico muy característico y distinguible de otras frutas así como su aspecto físico. Comúnmente la piña tiene una forma redonda semejante a la de una pera, y su piel es escamada por lo que para consumirla es necesario pelarla. La pulpa es amarilla y tiene un sabor muy dulce, así como también refrescante debido a la cantidad de agua por la que está compuesta. 

Perteneciente a la familia de la bromeliácea, ésta contiene también vitaminas A, B1, B2, B3, B6 y C, además es rica en proteínas, hierro, fósforo, calcio, azúcares naturales, entre otros. Las provechosas propiedades que siempre se le asocian a la piña son las de ser una fruta perfecta para mejorar nuestro sistema digestivo, y esto se debe a que contiene un principio activo llamado atanasia, responsable de disminuir o acelerar los procesos digestivos en nuestro organismo por lo que es ideal para comer antes de las comidas, ya sea en jugo o los trozos de ella. 

La piña también puede ser ingerida para tratar inflamaciones intestinales, cicatrización de úlceras e incluso sirve de soporte para el buen funcionamiento del páncreas. Al ser una fruta que no necesita aditivos endulzantes es perfecta para consumir si se padece de diabetes. En sí esta fruta se le puede sacar todo el provecho si sabemos utilizarla para los casos adecuados, por lo que te presentaremos algunos remedios caseros donde la piña es la protagonista. 

piña-fruta

Para tratar la difteria

La difteria es una infección que ocasiona malestar en la nariz y la garganta, por lo que este remedio con piña puede aliviar estos incómodos síntomas asociados a esta afección. Para bajar los efectos de esta infección todo lo que debemos hacer es un batido de piña con bastante pulpa de la fruta. Se mezcla muy bien en la licuadora y por último se le agrega el jugo de una cebolla, licúa bien hasta que los dos ingredientes estén bien integrados y consumo tantas veces puedas en el día. Puedes endulzarlo con miel de abejas para darle un mejor gusto a este batido. 

Para adelgazar

La piña al contener agua y fibra suficiente en su composición no es de extrañar que sea una fruta muy provechosa para adelgazar. Las personas fitness que siempre recurren a cualquier clase de batidos en sus dietas es normal que utilicen la piña como parte de sus recetas. Un clásico remedio para adelgazar a base de piña es creando un batido con apio, licúa la cantidad de piña que vayas a tomar junto con dos ramas de apio. No sirvas tanta agua en esta mezcla debido a que esta fruta de por sí ya hace el trabajo de tener agua, y lo ideal es tener más porcentaje de la fruta que de agua.

Para limpiar la sangre

A diferencia de los siguientes remedios, en este no se necesitará la pulpa de la fruta sino más bien su cáscara por lo que si quieres hacer la rutina de limpiar la sangre en tu organismo será esencial que no deseches a la basura la piel de la piña. Para ello solo tendrás que hervir las cáscaras de la piña en una olla. Una vez cuando estén bien cocidas deja reposar el líquido y toma de esta agua al menos dos veces al día para limpiar todo tu organismo. Si deseas un efecto refrescante puedes refrigerar y agregarle unas hojitas de menta.

piña-fruta

Limpiador de pieles grasas

Una de las complicaciones de las personas que tienen el cutis graso es que no pueden realizar cualquier tratamiento de belleza con cualquier producto debido a que puede ocasionar más grasa de la que producen de por sí su cuerpo. Si eres de esa personas que posee las características de una piel grasa te vendría bien limpiarla con piña. Para ello solo deberás tener un trozo de la pulpa de piña ya madura, frotala por todo tu rostro cada vez que te vayas a lavar la cara. Repite este procedimiento cada semana para ver mejores resultados.

Para eliminar parásitos

Para eliminar parásitos con esta fruta solo deberás picar una rebanada de esta con todo y su cáscara, pícala en trocitos e introdúcela en un envase de vidrio con tapa. Posteriormente hierve agua y llena el contenido del envase hasta tapar la fruta. Tapa y deja reposar y toma dos tazas de esta infusión al día, especialmente cuando aún no hayas comido.