Saltar al contenido

¡Para el calor y algo más! Conoce provechosos remedios con sandía

sandía

¡Para el calor y algo más! Conoce provechosos remedios con sandía

Cuando hablamos de la sandía siempre la relacionamos con el verano, el calor, playa y días de picnic debido a que es una de las frutas con más porcentaje de agua en comparación a otras, tanto así que el 90% que la compone es meramente agua y el resto de la fruta en sí. La sandía es de origen africano, sin embargo con la llegada de los españoles a América en el siglo XVI lograron introducirla a tierras americana y desde entonces esta ha sido comercializada por todo el mundo. 

El aspecto de la sandía es muy distinguible por fuera, es de color verde con algunas rayas de tonalidades de verde e incluso blancas, su forma puede llegar a ser redonda u oblongas; y por dentro su pulpa es fibrosa y de color rojo o rosáceo con semillas de color negro. Esta dulce fruta posee amplios beneficios, contiene vitaminas A y C, así también contiene minerales como el hierro que es el que permite reforzar el sistema inmunológico por lo que es ideal consumirla cuando se tienen las defensas bajas o en necesidad de dietas o consumos líquidos.

sandía
sandía

Para conocer si una sandía se encuentra madura y lista para comer debemos fijarnos en ciertos detalles, como el peso ya que al contener altos porcentajes de agua esta tiene que sentirse pesada, también podemos fijarnos en la parte donde pisaba la fruta con la tierra puesto que si posee un color amarillento esta quiere decir que está lista, o también podemos detectar dándole una palmada y si se siente hueca esto quiere decir que ya está madura. 

Si posees ahora mismo una sandía en tu refrigerador te invitamos a conocer los remedios que puedes hacer con ella.

Para vejiga inflamada

Aunque muchos suelen desechar las semillas por considerarlas inservibles la verdad es que estas se les puede sacar provecho dependiendo del caso que se les exija. Si deseas tratar la inflamación de vejiga solo deberás tener en cuenta en no desechar las semillas de esta fruta porque allí está la solución para ese problema. Todo lo que debes hacer es agarrar unas seis cucharadas de estas semillas y machacarlas con el objeto pesado que puedas tener a tu alcance, para que posteriormente las hierbas en una olla con un litro de agua. 

Recuerda que cuando vayas a hervir el agua la coloques a fuego lento durante unos 45 minutos. Una vez que haya pasado el tiempo deberás colarla y dejarla en reposo para que puedas tomarla. Para que pueda surgir efecto esta agua de semillas debes tomar una taza al menos tres veces al día todos los días.

Para adelgazar

No es una sorpresa que esta sea una de las frutas más recomendadas para adelgazar debido a su composición que posee fines diuréticos, así como es una las más bajas en contenidos calóricos, pero especialmente porque otorga saciedad cuando se tiene ansiedad por la comida y mantiene al cuerpo bien hidratado. Una receta muy útil para adelgazar es combinar la sandía con la toronja en un batido especial. 

Para preparar esta bebida solo requerirán de ½ sandía sin su cáscara y sin semillas y licuarla con el jugo de una toronja. Mezcla bien, cuela y sirve para tomarla todas las mañanas. Debes cerciorarte que cuando hagas este batido sea con la cantidad necesaria que te vayas a tomar, ya que los jugos al pasar las horas pierden su valor nutricional por lo que no querrás beber “agua con sabor a fruta”. 

Para tratamientos de belleza

Estar bien hidratados es uno de los principios de las personas que cuidan su físico o su belleza en general, no solo porque los mantiene activos sino también con un buen aspecto. Por ello la sandía también puede ser incluida para rituales de belleza. 

Esta fruta puede ser utilizada para lavar tu rostro, especialmente si eres de piel sensible o normal, todo lo que deberás hacer es triturar bien un pedazo de sandía hasta hacerlo puré y luego masajear generosamente por tu cara, inclusive la zona del cuello. Deja actuar hasta que se seque y retira con abundante agua. También puedes usarla como tonificante aplicándolo con unas bolitas de algodón.