Saltar al contenido

¡No Pierdas Grasa sin Saber Esto Antes! Efecto Rebote, Explicación Fisiológica.

Efecto rebote

El día de hoy vamos a hablar sobre el efecto rebote de las dietas para eliminar grasa. Si tienes pensado perder grasa, estás en ese periodo de pérdida de grasa, o ya has llegado a hacer esto y has ganado peso nuevamente, este artículo es para ti. El efecto rebote es algo muy común al hacer planes para perder grasa y/o peso, y básicamente significa que cuando se pierde peso, luego de un periodo de tiempo vuelves a recuperar el peso perdido o incluso unos kilos de más.

¿Qué es el Efecto Rebote?

El efecto rebote es algo muy común al hacer un plan para perder grasa y/o peso, y básicamente es la recuperación del peso perdido, incluso unos kilos más después del plan de perdida de peso y/o grasa realizado. Si tu interés está en perder grasa realmente le recomendamos que lean este artículo hasta el final, vamos a ver qué le sucede a nuestro cuerpo ¿por qué volvemos a ganar peso? ¿por qué existe este apetito después de perder peso?

 ¿Qué se necesita para perder peso?

Para perder peso debemos mantener y realizar un déficit energético, de esta manera, si nuestros cuerpos necesitan una cantidad de calorías (X) y se consume por debajo de esas cantidades vamos a perder grasa, básicamente eso será la forma más resumida. Este déficit se logra principalmente: aumentando nuestro gasto energético, haciendo más actividad física durante el día, o controlando la alimentación, ya que esta es la manera más segura y sana que podemos emplear para crear un déficit calórico, de hecho, muchas personas que no logran perder peso es por el factor de la alimentación.

Cuando son combinados el control de la alimentación y la actividad física para garantizar el gasto energético, se suele tener buenos resultados Pero, ¿qué sucede cuando pierdes el peso deseado y quieres mantener la actividad física que llevabas haciendo o incluso en un periodo entrenamiento para definición muscular pierdes grasas hasta un punto en donde, por ejemplo, se nos ve el abdomen marcado y queremos aumentar más la masa muscular?

Como dato curioso, según estadísticas de estudios internacionales al respecto, es que aproximadamente el 90 por ciento de las personas que tratan de perder peso no lo consiguen, y que también aproximadamente el 90 por ciento de ese pequeño porcentaje de personas que lo alcanzan a perder lo recuperan. Seguramente habrás visto esos concursos de televisión donde una persona con sobrepeso se somete a una serie de ejercicios y dietas con entrenadores. Básicamente es un show donde los participantes pasan por una dieta estricta y un entrenamiento bastante intenso perdiendo muchísimo peso durante algunas semanas

. Pero, ¿qué pasa después realmente? Lo que nos muestra la televisión es un antes y un después del proceso de pérdida de peso con unos cambios increíbles, pero lo que no nos muestran es «el después» del después y es, que la gran mayoría de esas personas, recuperan gran parte de ese peso perdido.

Las razones principales por las cuales se puede recuperar este peso perdido son:

1. La primera es la más común y es que no se ha construido el proceso de pérdida de peso con una buena base de hábitos alimenticios. Cuando se quiere perder peso, muchas veces no hay que cambiar la dieta lo que debemos cambiar son nuestros hábitos de vida. Debemos ser rigurosos y crearnos hábitos saludables. Muchas veces no es la comida en sí, sino el descontrol en nuestros horarios.

Si no se ha construido una buena base va a ser muy complicado que mantengamos un peso saludable. Debemos procurar ser constantes con el plan de alimentación adoptado durante el proceso de pérdida de peso hasta incorporarlo como hábito en nuestro día a día, esa será la clave para el éxito ante las posibles tentaciones a romper la dieta que se mantuvo por un tiempo.

2. La segunda razón por la que se puede recuperar peso es por la adaptación metabólica que tiene nuestro organismo cuando está en un período de pérdida de grasa.

¿Sabes que es el metabolismo basal?

Básicamente son las calorías que necesita nuestro cuerpo para mantenernos vivo en reposo. Ahora mismo, si te quedaras totalmente quieto, cerraras los ojos y te quedaras allí sin moverte, necesitarías esa energía para mantenerte vivo, para respirar, para que tu corazón siga latiendo y todas las funciones que tiene nuestro cuerpo para mantenerse con vida; a esto se le denomina ritmo metabólico basal que son las calorías que tu cuerpo necesita para mantenerte con vida.

Si hacemos alguna actividad física, aumenta el requerimiento calórico según sea la actividad; una vez mencionado esto, cuando empiezas a perder grasa, durante ese periodo, a nuestro cuerpo no le gusta y comienza a realizar unas adaptaciones metabólicas para que gastes menos energía tratando de ralentizar tu metabolismo. Una vez empiezas a perder grasa, creando ese déficit calórico, lo que sucede es que si estás por debajo de tus calorías de mantenimiento con las que te mantienes en tu peso automáticamente, nuestro cuerpo detecta que le falta esa energía y procede a obtenerla de algún modo. Lo que sucede es que, para mantenernos con vida, nuestro organismo busca obtener la energía través de los alimentos y de no contar con suficiente suministro procede a obtenerlas de sus propias reservas corporales.

Glucógeno (glucosa).

El glucógeno, con la glucosa como su componente principal, se almacena en nuestro cuerpo y funciona como reserva energética para los casos de hambruna o cuando estás en un déficit calórico. Esta energía que es la grasa corporal se va a ir utilizando y, poco a poco, vamos a ir perdiendo grasa ya que está siendo utilizada esa energía para mantenernos con vida.

La meta de perder peso la buscamos por salud o por estética pero debemos estar conscientes que la memoria genética de nuestro cuerpo (desde la era paleolítica) cuando detecte la falta de alimentos, va a entrar en este estado catabólico. La mayoría de la veces que intentamos bajar de peso nos enfocamos principalmente en perder grasa, pero internamente nuestro cuerpo está sufriendo algunos cambios y quiere adaptar nuestro metabolismo para que no sigamos perdiendo esa grasa.

 ¿Entonces nos Podemos morir de Hambre?

Si se mantiene ese déficit durante cierto tiempo, comenzaremos a afectar nuestra salud y deteriorando nuestro cuerpo. Recordemos que en nuestros antepasados, la causa número uno de muerte era la hambruna; entonces, nuestro cuerpo trata de adaptarse y de luchar contra ese déficit. Nuestro organismo hace ciertas adaptaciones tratando de no sentir hambre y no se muera de ella. Nuestro cuerpo tratará de que no sigamos perdiendo peso de manera infinita por esa razón es totalmente normal sentir antojos o sentir hambre en un periodo de pérdida de grasa, simplemente porque estás en déficit y nuestros cuerpos se están defendiendo.

Por lo antes mencionado, es fundamental el papel de un nutricionista porque de esta manera nos va a crear un plan alimenticio que no sea tan extremadamente bajo en calorías para que nuestros cuerpo no se alarme tanto y no tengas esas alteraciones hormonales, y que a su vez, el déficit sea lo suficientemente alto como para que sigamos perdiendo grasa.

Entonces, debemos cumplir ese equilibrio donde seguimos perdiendo grasa, pero mantenemos nuestra salud y es por ello que en estos casos debemos informarnos bien e ir a un profesional para que nos ayude.

Recuerda que, también puede encontrar más información en nuestra página web que puede ser interesante para ayudar a mantener un óptimo estado de salud.

Nos vemos pronto.