Saltar al contenido

Las grasas que sí debes incluir en tu dieta.

aceite de oliva

 

Es un error comun de muchas personas  el querer eliminar todas las grasas de la Dieta diaria, esto no es comveniente ya que algunas son imprescindibles, si sabemos elegirlas bien no nos pesaran en nuestra vida diaria. Es verdadero que las grasas son algunos de los nutrientes más energético (solo 1 gramo libera 9 kcal), pero no deben faltar en toda dieta equilibrada porque además de aportar energía, desempeñan múltiples funciones metabólicas vitales.

Estas forman instancia y parte de las membranas celulares, son las encargadas de transportar las vitaminas liposolubles (A, D, E, K) … por tal motivo se debe contemplar una ingesta en nuestra dieta del 30-35% de Calorías Diarias (sin más). Eso sí, limitar las grasas saturadas (Que no superen el 10%) y priorizar las buenas o grasas insaturadas (un 6-11% de Ácidos Grasos poliinsaturados y el resto de Grasa monoinsaturada).

Grandes Fuentes de Salud

Aceite de oliva virgen extra. Su ácido oleico (monoinsaturado), entre su mucho beneficio consta: cardioprotector y anticancerígeno, cuando este aceite sea del tipo virgen extra, el aceite de oliva debido a su composición podemos decir que es un 71% de grasas monoinsaturadas, 16% de saturadas y 13% de poliinsaturadas. Esto indica que es una de las fuentes de grasas saludables más completas que nos ofrece la naturaleza. Así que puede añadirse sin problema en la dieta, este se obtiene mediante un método de prensado, lo que conserva al máximo sus propiedades y es una gran fuente de antioxidantes. Añadirlo en nuestra dieta va a estar vinculado directamente con la prevención de enfermedades, la pérdida de peso y la salud de la piel.

No debemos ingerir en exceso diariamente aceites ricos en omega 6 (de girasol, maíz, soja …) ya que supondría un exceso de este nutriente,

Pescado-azul

lo saludable es aumentar las Grasas omega 3. Contenido en el Pescado azul ya que contiene una gran cantidad de acidos grasos poliinsaturados omega 3 (EPA y DHA) que mejoran los niveles de colesterol.

 

A las Que Sí Debes PONER Límites

Embutidos, quesos curados, carnes grasas y lácteos enteros, estos son ricos en Grasas saturadas, cuyo exceso eleva el colesterol y favorece la obesidad y el desarrollo de aterosclerosis. Pero sobre todo debemos evitar las grasas trans. Ya que son aún más perjudiciales para la salud cardiovascular. Estos se obtienen de los aceites vegetales insaturados al ser sometidos a un proceso de “hidrogenación” consiste en un proceso de solidificación para la fabricación de margarinas, precocinados, salsas y bollerías industriales.