Saltar al contenido

Aprende a cortar cebolla sin llorar

cebolla cortada

 

 

Siendo cortada, la cebolla suprime una sustancia gaseosa que, al tomar contacto con la humedad de los ojos, los hace arder y generar lágrimas como mecanismo de protección. Como la humedad aumenta a raíz de las lágrimas, el ardor asimismo se vuelve más intenso. No obstante, existen algunos métodos eficaces que puedes poner en práctica de forma sencilla. A continuación, presentamos los principales ejemplos:

 

  • Lentes ajustados

 

Para eludir que el gas de la cebolla llegue a los ojos, de las mejores formas es utilizar lentes de protección. Lo idóneo es que sean lentes hechas aun para la protección de los ojos, aquellas transparentes y con los laterales cerrados, por el hecho de que las lentes comunes pueden dejar que el ácido entre por los lados.

 

  • Con un ventilador

 

La idea es encender el ventilador a fin de que el viento separe el ácido de sus ojos. Mas para eso, no puedes dejar que el viento traiga el ácido de la cebolla cara ti. Ponga el ventilador en la parte de atrás y  en línea recta, no hacia arriba. Asimismo funciona si pones el ventilador sobre la grada, justo de tu lado. De esta manera se va a llevar el ácido de la cebolla lejos de ti. Carece de sentido poner el ventilador en el suelo, pues el aire va a hacer que el ácido suba hasta sus ojos.

 

  • Ve lavando la cebolla mientras cortas

 

Otro consejo es lavarla mientras que se corta. Comienza lavándose cuando la peles, solo ponla bajo el grifo. Entonces llévala nuevamente cuando la cortes por la mitad y cada vez que cortes un nuevo trozo de considerable tamaño.

 

  • Dejar la cebolla en el refrigerador antes de cortar

 

No se aconseja tener la cebolla en el refrigerador. El dato es que deje la cebolla en el refrigerador dos horas antes de cortar. La caída de temperatura reducirá la velocidad de la reacción entre el ácido de la cebolla y la humedad de los ojos.